Diversos Métodos para Secar las Flores II

Miércoles, 20 Agosto   

Productos secantes: las flores secadas al aire suelen tener ese toque marchito que forma parte del encanto de muchos arreglos. No obstante, si utilizas un producto secante, verás que la mayoría de las flores conservan sus preciosos colores originales. El más utilizado es el gel silica, que puedes conseguir en tiendas de artesanía, grandes almacenes y farmacias.

Los cristales son blancos, aunque a veces se pueden conseguir cristales azules, que se vuelven rosas cuando se absorbe la humedad. Aunque el gel silica no es barato, puede secarse y reutilizarse. Hay algunas alternativas, como arena fina, bórax o harina de trigo. Los delicados pétalos de anémonas, narcisos, delphiniums, malvas locas, hortensias, peonias, rosas y tulipanes agradecerán este tipo de productos.

Microondas: reduce enormemente el tiempo de secado, aunque tendrás que experimentar con los tiempos y el emplazamiento, ya que la capacidad de los hornos varía mucho entre sí. En general, utiliza la colocación inferior, porque las plantas son mucho menos densas que la comida y deja el material durante 5-10 minutos. Además de la velocidad, otra de sus ventajas es que es más probable que se conserven los colores reales, aunque puedan adoptar nuevos reflejos y tonos inesperados. Para conseguir mejores resultados, usa gel silica.

Te resultará más fácil secar las cabezas de las flores que las plantas con tallo largo, simplemente desde el punto de vista del espacio, pero de todos modos, hagamos el experimento. Corta las cabezas de las flores, dejando un tallo de 2,5 cm. (experimenta con margaritas de todos los tipos, rosas abiertas o claveles), colócalas dejando espacio suficiente, sobre 2,5 cm. de gel silica en una bandeja para microondas entre 3 y 5 minutos, y luego déjalo reposar unos 10 minutos. Retira con cuidado el gel silica, que puede secarse y reutilizarse, utilizando un pincel de pintar para quitar los cristales adheridos a los pétalos.

Algunas plantas pueden secarse en el microondas sin ningún producto secante adicional, pero este método es más lento que usando gel silica, y algunas hojas delicadas pueden perder su forma. Las hierbas (especialmente las de cocina) y los capullos de rosa sin abrir son los mejores tipos para utilizar este método, aunque también lo puedes intentar con espigas de maíz y cabezas de flores compuestas de varios brotes como la orquídea ‘manto de dama’.

Seca la planta por grupos, de uno en uno, colocándolos espaciosamente sobre una toalla de papel. Caliéntalo durante 5-8 minutos y déjalo aparte. Las plantas demasiado hechas y quebradizas son perfectas para hacer un surtido pot pourri.

Entre las flores que se secan bien en un microondas están las caléndulas, los crisantemos, margaritas, gypsophilas, helichrysums, hortensias, orquídeas manto de dama, nigellas, peonias, rosas de primavera, rosas, lavanda del mar, statice y zinnias. También puedes secar hierbas: salvia, orégano, romero, anís. Las hierbas, muchas veces olvidadas por los creadores de arreglos florales, aportan diferentes texturas y formas; intenta coseguir carrizos de pampa e incluso avena y trigo.