Diversos Métodos para Secar las Flores

Miércoles, 20 Agosto   

Al aire: es el sistema más simple y tradicional. Sólo tienes que colgar las flores en ramilletes poco atados, en una habitación seca y bien ventilada lejos de la luz directa, y dejarlas. No olvides retirar las hojas que no quieras, porque pueden alargar el tiempo de secado. También intenta distribuir las flores de modo que las cabezas no estén demasiado juntas para que el aire pueda circular libremente. Las hierbas y los tallos de cereales deben secarse horizontalmente.

Plantas para secar al aire: casi todas las flores pueden secarse de esta forma. Prueba con aquileas, amarantos, claveles, orquídeas, nigellas y rosas. Si puedes conseguir tallos de trigo y cebada, sécalos para dar más altura y textura al arreglo.

Al agua: vierte unos 5 cm. de agua en un recipiente de cuello ancho y coloca los tallos en el líquido, que se evaporará gradualmente a medida que se van secando. No dejes las plantas en el agua una vez estén secas. Las espigas de trigo, gypsophilas, hortensias, mimosas y las rosas se secan bien al agua.

En glicerina: las hojas, ramas y bayas pueden preservarse en glicerina, que produce unas maravillosas hojas flexibles y brillantes que contrastan perfectamente con las texturas mate de la mayoría del material secado. Retira las hojas interiores de los tallos antes de empezar, descarta las hojas rotas o descoloridas y raspa la corteza a unos 5 cm. de la base. Parte los tallos. A continuación, haz una solución con una parte de glicerina y dos partes de agua caliente, y coloca los tallos en ella; asegúrate de que están completamente sumergidos a una profundidad de unos 5 cm.

Las plantas pueden tardar diez días en estar preparadas, hasta que estén más oscuras y un poco pegajosas. Quizás necesitarás añadir un poco más de solución de glicerina si se absorbe toda antes de que las hojas estén completamente secas. Verás que algunas hojas cambian de color cuando absorben la solución.

Algunas plantas adecuadas para preservar en glicerina son: laurel, haya, eucaliptus, gypsophila, mahonia, mimosa, viburno y tejo. Inténtalo también con escaramujos, acebos, moras y bayas pyracantha.